McManus: Trump una vez prometió eliminar el dita federal. Ahora solo está fingiendo


"Promesas hechas, promesas cumplidas" ha sido una de las alardes frecuentes del presidente Trump en su campaña por un segundo mandato.

fue un poco incómodo esta semana cuando su propio presupuesto propuesto reconoció, en símbolo pequeña, que varias de sus promesas esencia no se han cumplido en ilimitado.

Cuando Trump se postuló en 2016, prometió que si el Congreso promulgaba grandes reducciones de impuestos para las corporaciones, el crecimiento crematístico se elevaría al 4% o más. "Verdaderamente creo que podemos ir más suspensión", dijo.

Prometió equilibrar el presupuesto federal en ocho abriles, un objetivo republicano de larga data que esas tasas de crecimiento crematístico podrían hacer posible.

Nadie de los objetivos se está cumpliendo, ni siquiera cerca.

En 2017, un Congreso republicano aprobó el retazo de impuestos corporativos de Trump.

Le dio un impulso a la crematística, pero solo temporal. El crecimiento alcanzó el 2.9% en 2018, pero se desaceleró al 2.3% el año pasado. Está ejecutando aproximadamente del 2% ahora, según economistas del sector privado.

Eso ha extendido la larga expansión económica que comenzó bajo el presidente Obama, así como la reducción del desempleo y el aumento de los salarios, todo lo bueno.

Pero está muy allí de la promesa original del 4% de Trump, y no ha hecho carencia para equilibrar el presupuesto federal. Todo lo contrario; El retazo de impuestos de Trump aumentó el dita en aproximadamente de $ 1 billón al año, y su nuevo presupuesto prevé que ese ritmo continúe.

A lo que el jerarca de presupuesto de Trump dijo que dio a conocer el nuevo presupuesto esta semana: No importa.

"Este presidente es un tipo de presidente de" promesas hechas, promesas cumplidas "", dijo Russell Vought, director sustituto de la Oficina de Establecimiento y Presupuesto, a los periodistas.

Las promesas todavía están ahí, él dijo. Han sido reducidos.

Asimismo siguen siendo muy poco realistas. El presupuesto propuesto por Trump pronostica un crecimiento del 2.8% este año, creciendo a un 3% estable posteriormente de eso. Esos números están muy por encima de las estimaciones de los economistas acreditados.

Con un crecimiento del 3%, dijo Vought, el presupuesto federal podría equilibrarse internamente de 15 abriles a partir de ahora, en 2035. Eso es 10 abriles más tarde de lo que prometió Trump, pero quién está contando

Su número de crecimiento en el bóveda celeste es lo que los presupuestarios llaman un "asterisco mágico", un dispositivo estadístico que le permite al presidente afirmar que está cumpliendo sus objetivos incluso cuando no lo está. Obama y los presidentes anteriores todavía los usaron.

Pero el plan presupuestario del año electoral de Trump usa un segundo asterisco mágico para que el dita se vea mejor.

Se supone que la Reserva Federal mantendrá bajos los intereses durante los próximos 10 abriles, lo que reducirá el costo de los intereses de la deuda doméstico. Es un deseo más que un pronóstico.

Y un tercer asterisco mágico, quizás el más ilustre: se supone que el Congreso promulgará todos los cortaduras propuestos por Trump en el consumición interno, desde Obamacare y Medicaid hasta la protección del medio hábitat y los Centros para las Enfermedades Control y Prevención.

Eso no va a suceder. Los demócratas de la Cámara han prometido resistir los cortaduras draconianos en la red de seguridad social, la vitalidad y el medio hábitat, tal como lo hicieron el año pasado y el año precedente.

Los republicanos en el Senado todavía han rechazado muchas de las propuestas de Trump, incluidos los cortaduras en los subsidios agrícolas y la ayuda exógeno.

Muchas de sus propuestas de consumición interno representan otras promesas incumplidas.

Cuando corrió la última vez, Trump prometió que no tocaría Medicaid. Prometió reemplazar Obamacare con un plan de seguro médico mejor y más módico. Prometió proteger el atmósfera honrado y el agua limpia. No ha hecho ninguna de esas cosas.

Los presupuestos de los presidentes son a menudo poco más que una relación de deseos que el Congreso ignora cortésmente. Pero el nuevo presupuesto de Trump, con esa montaña de asteriscos mágicos, no tiene carencia que ver con la verdad.

Pero tal vez ese no sea el punto. Según los informes, Trump dijo a los donantes de la campaña el mes pasado: "¿A quién demonios le importa el presupuesto?"

Sus promesas de campaña de 2016 siempre fueron poco realistas. No puede dominar los impuestos y equilibrar el presupuesto al mismo tiempo sin recortar el consumición tan profundamente que incluso los republicanos parpadearán.

Así que Trump pecado a los demócratas por no abrazar la memorándum republicana de destripar los programas nacionales.

"No hemos podido avanzar … porque los demócratas en el Congreso se han opuesto a sus presupuestos anteriores", dijo Vought. “Esperamos que eso cambie. Probablemente necesitemos una sufragio doméstico antiguamente de que lo haga ”.

Traducción: Si Trump apetencia un segundo mandato y el Partido Republicano toma el control de la Cámara, esos cortaduras presupuestarios comenzarán a parecer posibles.

Muchos demócratas moderados quieren ser fiscalmente responsables, tal como lo fueron una vez los republicanos (y aún podrían serlo, bajo un presidente diferente).

Pero si un demócrata apetencia la Casa Blanca, lo primero que harán los líderes republicanos en el Congreso es exigir un presupuesto ecuánime y afirmar que los demócratas son responsables del dita de $ 1 billón que Trump les legó.

Todos los candidatos presidenciales demócratas dicen que revertirían los cortaduras de impuestos de Trump. Los republicanos dirán que es malo para el crecimiento e injusto para las empresas trabajadoras. Reclamarán que la única forma de dominar el dita es dominar el consumición interno.

No escuchen. La propuesta de presupuesto de ficción de Trump muestra cuán cínico es ese argumento.


Source link Politics

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*