NO IMPORTA EL CARGO QUE OCUPES “SALUDA” SÉ HUMILDE Y EDUCADO

“El título más valioso que puedes tener en la vida es ser buena persona, no lo da la universidad, lo otorgan tus títulos”.

 

¿Son importantes los buenos modales en la vida diaria? ¿Debería esperarse que sea cortés todo el tiempo, o las reglas son flexibles para la eficiencia y la productividad? Las respuestas son: sí, sí y no.

La mayoría de la concurrencia no tiene la intención de ser grosera u hostil. El deseo de ser eficientes y productivos a veces nos hace olvidar tener en cuenta el impacto de nuestro comportamiento en presencia de los demás. La cortesía, humildad y el respeto por los demás, debe ser un comportamiento esencial en cualquier oficio, independientemente de su posición o título.

 

 

¿Qué se puede hacer para no parecer vulgar?

Los siguientes comportamientos ayudan a asegurar un circunstancia respetuoso, civilizado, apacible y profesional. Esto puede parecer obvio para usted, pero para aquellos que necesitan un pequeño recordatorio. Sobre todo si es una persona con un detención rango.

 

LEER MAS

 

 

Sea atento: salude a las personas cuando llegue a un oficio, despídase al salir, cuando los encuentre en los pasillos del edificio o en la calle. Un simple “Hola”, “Adiós”, “Buenas noches” es suficiente. Mírelos a los luceros. Esfuércese por trocar algunas bondades y estrechar la mano de cualquiera a quien le presenten. No es necesario comenzar una larga conversación, pero no ignore a nadie.

Sea cortés: sostenga la puerta para las personas (o sostenga la puerta del elevador). Si pide poco o si le pide a cualquiera que haga poco, diga “Por crédito”. Si cualquiera da o hace poco por usted, diga “Gracias”. Diga “Disculpe” o “Perdón” si empuja a cualquiera por casualidad, si está en su camino, si pasa entre dos personas que están chateando o si interrumpe una conversación.

Sea discreto: evite ser enorme. Di “lo siento” o “me disculpo” si golpea a cualquiera intencionalmente o no. A veces estamos de mal humor cuando estamos cansados ​​o cuando el día es difícil, y luego nos damos cuenta de que hemos cometido un error. Pero a veces nos da mucha vergüenza pedir disculpas y luego continuar como si ausencia hubiera pasado. No haga esto. Tómese el tiempo para reconocer su error y disculparse. No se ría, siquiera menosprecie a sus colegas ni haga bromas que puedan ofenderlos.

Sea considerado: respete el espacio y las pertenencias personales de todos, no use cosas que no le pertenecen. No interrumpa el espacio de trabajo de cualquiera sin antaño anunciarse, y no interrumpa a las personas cuando estén conversando.

Esté atento: recuerde eventos especiales (fiestas, cumpleaños) y preocúpese por la vigor y el estado de talante de sus amigos o colegas (enfermedades, duelos, desafíos personales), sin ser intrusivo.

Sea inclusivo: evite formar grupos que puedan excluir a otros, imponer un “tratamiento silencioso” a los compañeros de trabajo o patrocinar a otros. Estas son formas de acoso. Fomente relaciones saludables en la oficina o en el ámbito social.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*